09
Oct
08

Una breve historia de la teoría de cuerdas. 2.- Revoluciones

El período comprendido entre 1984 y 1986 se conoce como la “primera revolución de las supercuerdas”. Durante estos tres años, físicos de todo el mundo escribieron más de mil publicaciones de investigación sobre la teoría de cuerdas. Estos trabajos demostraban de forma concluyente que numerosas características del modelo estándar -características que se habían descubierto durante décadas de esmerada investigación- emergían naturalmente y de una manera sencilla a partir de la grandiosa estructura de la teoría de cuerdas. Como dijo Michael Green, “En el momento en que uno se encuentra ante la teoría de cuerdas y constata que casi todos los avances importantes de la física realizados durante los últimos cien años surgen -y surgen con tanta elegancia- de un punto de partida tan simple, se da uno cuenta de que esta teoría tan increíblemente imponente es algo que no tiene parangón.” Además, para muchas de estas características, (…) la teoría de cuerdas ofrece una explicación mucho más completa y satisfactoria que la que se puede hallar en el modelo estándar. Estos avances convencieron a muchos físicos de que la teoría de cuerdas estaba de lleno en el camino de cumplir su promesa de ser una teoría unificada definitiva.

Sin embargo, una y otra vez, los expertos en teoría de cuerdas se encontraron con un escollo realmente importante. Cuando se trata de investigar en física teórica, uno se encuentra a menudo confrontado con ecuaciones que son demasiado difíciles de entender o de analizar. Normalmente, los físicos no se rinden ante esta dificultad, sino que intentan resolver las ecuaciones aproximadamente. La situación que se da en la teoría de cuerdas es aun más complicada. Tan sólo determinar cuáles son las ecuaciones ha resultado ser tan difícil que, hasta ahora, se han deducido únicamente versiones aproximadas de las mismas. Por este motivo, la teoría de cuerdas ha quedado limitada al cálculo de soluciones aproximadas para ecuaciones aproximadas.

Después de los pocos años de avance acelerado durante la primera revolución de las supercuerdas, los físicos descubrieron que las aproximaciones que se estaban utilizando no eran las adecuadas para responder a determinadas cuestiones fundamentales, lo cual entorpecía la consecución de posteriores avances. Sin propuestas concretas para ir más allá de los métodos aproximados, muchos físicos que trabajaban en la teoría de cuerdas acabaron frustrados y volvieron a sus líneas de investigación anteriores. Para los que siguieron trabajando en la teoría de cuerdas, los últimos años de la década de los 80 y los primeros de la de los 90 fueron tiempos difíciles. Como un valioso tesoro encerrado en una caja fuerte y visible sólo a través de una diminuta, pero tentadora mirilla, la belleza y las promesas de la teoría de cuerdas la hacían sumamente atractiva, pero nadie tenía la llave para liberar su poder. Largos intervalos de sequía quedaban periódicamente interrumpidos por importantes descubrimientos, pero todos los que trabajaban en este campo veían claro que se necesitaban nuevos métodos para poder ir más allá de las aproximaciones que se habían realizado hasta entonces.

Fue entonces cuando, durante el congreso sobre cuerdas “Strings 1995”, en una emocionante conferencia pronunciada en la Universidad del Sur de California -una conferencia que asombró a una embelesada audiencia formada por los físicos más relevantes del mundo- Edward Witten anunció un plan para dar el siguiente paso, poniendo así en marcha la “segunda revolución de las supercuerdas.” Los expertos en teoría de cuerdas están trabajando arduamente para poner a punto una serie de métodos que prometen superar los obstáculos teóricos con los que se habñian encontrado anteriormente. Las dificultades que entrañaba este camino pondrán a prueba seriamente el potencial técnico de los expertos en teoría de supercuerdas que trabajan actualmente en el mundo, pero puede que finalmente  se esté haciendo visible la luz al final del túnel, aunque todavía quede muy distante.

Continuará…

Extracto del libro “El universo elegante”, de Brian Greene

Anuncios

0 Responses to “Una breve historia de la teoría de cuerdas. 2.- Revoluciones”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: